2011/07/02

Cocina, aseo y otras labores hogareñas

Cuando pensamos en un matrimonio, siempre sobresalen aquellas actividades que podemos realizar en pareja como ir a Cine, comer en un buen restaurante, salir de vacaciones con la esposa e hijos, ir de compras a algún centro comercial o visitar a la familia de alguno de los dos entre otras.
Pero pocas veces mencionamos aquellas ocasiones donde debemos sacar la basura, lavar la loza, limpiar la estufa, organizar la cocina, aspirar las alfombras, arreglar los cuartos, lavar y planchar la ropa, lavar los baños entre otras labores no tan divertidas.
Recuerdo los primero meses de matrimonio, el apartamento parecía un campo de batalla, no solo por el desorden tan tremendo que había sino por las discusiones que había por el aseo y las cosas del hogar.
Llegue a pensar que no había solución, ambos estábamos cansados y no teníamos ni el tiempo ni las fuerzas para poder hacer todas las cosas que demanda un hogar.
Una solución salomónica fue contratar los servicios de una persona que hiciera esas labores por nosotros, obviamente eso incremento los gastos del hogar pero no se puede comparar con la paz y el orden que reina ahora en nuestra casa.
La semana pasada nuestra empleada no pudo asistir a sus labores, así que nos toco asumir ese roll como pareja, nos dividimos las funciones y me correspondió la cocina; me propuse hacer un almuerzo especial para mi esposa, así que compre algo de carne y pollo, unas tortillas pre-cocidas que venden en el supermercado y le hice a mi esposa un suculento almuerzo acompañado de un postre, me dedique alrededor de 6 horas a limpiar y arreglar la cocina, al final quede muy agotado, pero feliz de ver el resultado obtenido, quiero hacer un reconocimiento a todas aquellas mujeres que diariamente hacen la labor del hogar, la verdad que es algo pesado y admirable.
Mi esposa limpio las ventanas del balcón, arregló la ropa y cambió ella sola la disposición de la sala, mejor dicho, hizo todo menos la cocina.
Al finalizar la jornada nos sentimos contentos de ver los resultados, eso afirmó nuestra relación y me llevó a valorar la labor del hogar, mi meta es aprender un poco mas de cocina para continuar sorprendiendo a mi esposa.
Aconsejo a las parejas que regularmente se involucren en el trabajo del hogar y motiven a sus hijos a hacer lo mismo, el trabajo en equipo, el orden y el aseo son valores que se aprenden en casa.
Dios los bendiga.





 o puedes consignar Cuenta Ahorros Bancolombia n° 24117999692 Edgar Mauricio Botello


Ahora estamos presentes en Twitter y en nuestro canal en Youtube.
Agradezco sus comentario, los correos que nos han enviado y la constante promoción que han hecho a este blog de edificación. Si aún no eres miembro de nuestro grupo, inscríbete y recibe nuestros estudios actualizados.



Publicar un comentario