2013/01/06

paz para el corazón en los sentimientos


Recuerdo una oportunidad cuando el pastor Cesar Castellanos estaba predicando sobre los sentimientos, yo en esa época, estaba recién convertido y tenía un deseo muy fuerte en mi corazón por conocer la persona que Dios tenia para mi vida. Recuerdo que en ese tiempo había una joven que llamaba mucho mi atención, cuando llegaba a la iglesia casi no podía atender a las predicas, por estar buscándola con la mirada. Yo estaba muy interesado en ella sentimentalmente y oraba fervientemente por recibir una confirmación de parte de Dios
Fue entonces que el pastor hablo de su testimonio, entonces decidí  cuando volví a casa a no ir a dormir hasta recibir una palabra de Dios, estaba decidido a que fuera la hora que fuera esperaría a que Dios hablase a través de su palabra.
No fue fácil, pero a eso de las tres de la mañana, el Señor empezó a hablar claramente a mi corazón, me guio a la palabra donde Salome danzaba delante de Herodes por la cabeza de Juan el Bautista. En la Biblia de estudio Thompson había una anotación que decía encaprichamiento, fue entonces que entendí que mis sentimientos por esa joven eran un capricho de mi parte, y ella no era para mí, al poco tiempo me aleje de ella.
Debo reconocer que quedé desconcertado, ya que deseaba que Dios hablara lo que quería escuchar y no lo que necesitaba oír. Entonces busque de nuevo la dirección de Dios y el me confortó con una promesa, el Salmo 128. En ese momento entendí que Dios tenía una mujer para mi vida, que no debía afanarme por quedar soltero, y que en su tiempo vendría la bendición para mí, entonces recibí paz en mi corazón y pude descansar tranquilo.

Agradecemos cualquier tipo de donación con la que puedas contribuir a esta pagina:




Ahora estamos presentes en Twitter y en nuestro canal en Youtube.
Agradezco sus comentario, los correos que nos han enviado y la constante promoción que han hecho a este blog de edificación. Si aún no eres miembro de nuestro grupo, inscríbete y recibe nuestros estudios actualizados.
Publicar un comentario