2011/05/05

Testimonio pastor Jorge Lopez

Pastor : Pastor Jorge este es un programa muy dirigido a la familia, la familia en general, y nos gustaría saber cómo es la familia de un pastor, especialmente de un pastor de Guatemala y de un pastor de multitudes.

P. Jorge López : Yo bendigo a Dios por la familia que él me ha dado, estoy casado hace casi 36 años, con la pastora Elcy de López, una excelente sierva del señor a quien tuve el gusto de hacerla mi novia, cuando apenas yo tenia 17 años en la escuela bíblica, ambos estábamos internos estudiando en un instituto bíblico y nos casamos en 1971, Dios nos permitió tener tres bellos hijos, varones, hoy el mayor tiene 32 años, el segundo 30, y el tercero 27, los tres están casados, uno de ellos ya me regalo dos nietos, y puedo decir que los hijos de los pastores son los mejores, en mi caso se esta rompiendo aquel paradigma de que los hijos de los pastores no quieren nada que ver con Dios, pero ha sido, porque el orden divino que yo entiendo para la familia del pastor, es que primero Dios, luego la familia, después la iglesia o el trabajo que se desempeña, y de esa manera, si nosotros como padres, adoptamos la responsabilidad que nos corresponde, para con nuestros hijos, el resultado pues será similar al que yo estoy disfrutando a estas alturas de la vida, con hijos sin vicios, buenos trabajadores, siervos del Señor, que me hacen feliz y que me dan satisfacción.

Pastor  : ¿qué consejo podría dar a las familias que tienen conflictos internos, anhelan un milagro, están llenos de inquietudes, hay zozobra en sus vidas, el futuro es incierto; qué palabra de aliento podría darles a ellos?

Jorge López : Poner la fe en Dios, no en nuestros ahorros, porque las riquezas tienen alas y vuelan, entonces nos quedamos sin ese respaldo material, ni siquiera fe en nuestros lideres, políticos o religiosos, porque podemos a veces nosotros mismos causar algún desaire, algún desánimo, pero fe en Dios, poner los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, que siempre va a cumplir sus promesas, y nunca nos va a desamparar, siempre va a estar con nosotros, una experiencia que me impresionó de un niño fue que cuando desde que tengo memoria, iba al dormitorio de mi abuela, había allí con ella, un nieto que nació paralítico, nació epiléptico, y nació mudo, y ella lo cuido por más de 30 años, lo bañaba, lo alimentaba, lo cambiaba, lo cargaba, y lo sacaba a asolear, y yo jamás la oí quejarse de sus desgracias, protestar contra Dios, sino todo lo contrario, oraba por los enfermos y se sanaban, hablaba del evangelio y la gente se convertía, y un día vi yo agonizar a Hugo mi primo, yo tenia unos 10 u 11 años de edad y fue terrible ver morir a Hugo de ataque epiléptico tras ataque epiléptico, y cuando él finalmente falleció en las horas de la madrugada, mi abuela se tiró al suelo, se arrodilló, puso sus brazos en alto, y dijo : “Señor gracias por haberme permitido cuidar de Hugo”, “ahora si Señor, estoy lista para que me lleves a tu presencia”. Eso para mi es perseverar en la fe, eso para mi es una demostración grande del verdadero amor, el amor que se niega a si mismo, que toma su cruz, que sacrifica, para dar a otros vida, y dar a otros servicio, yo nunca vi a Hugo sanar, pero vi a mi abuela llevar con amor, el cuidado de un problema, que nunca se resolvió, aparentemente, pero el día que ese niño murió, que ya tenia mas de 30 años, se acabo la enfermedad, se acabo el dolor, porque todo enfermo que sana milagrosamente, de todos modos se muere un día.


Pastor : Pero ahí quedo algo; la abuela sintió que culminó la misión, por eso le dijo : “ Señor, ya , estoy lista”; y que importante es que cada uno entienda el tiempo de su misión.





 o puedes consignar Cuenta Ahorros Bancolombia n° 24117999692 Edgar Mauricio Botello


Ahora estamos presentes en Twitter y en nuestro canal en Youtube.
Agradezco sus comentario, los correos que nos han enviado y la constante promoción que han hecho a este blog de edificación. Si aún no eres miembro de nuestro grupo, inscríbete y recibe nuestros estudios actualizados.



Publicar un comentario