2010/04/12

Todavia hay esperanza

El nombre de Betsabé va unido al terrible pecado de David, pocos saben su trágica historia, y aún menos conocen su restauración, muchos creen que Dios se ha olvidado de sus sentimientos a causa de los muchos errores que han cometido, lo cierto es que a pesar de todas las faltas, después de un arrepentimiento genuino, todavía hay esperanza de restauración.


UN MATRIMONIO MALTRECHO
“Es Betsabé, hija de Eliam, mujer de Urías el jeteo”. (2 Samuel, 11, 1-4).
Betsabé era una mujer jóven y muy hermosa que estaba casada con uno de los exitosos 40 valientes de David (2 Samuel 23:39 y 1 Crónicas 11:41)., descendiente de los hitítas, Urías era un hombre de honor, un hombre de carácter muy valiente pero cuyo matrimonio presenta síntomas de encontrarse en problemas. Su relación conyugal se ve deteriorada por el hecho de permanecer durante largos periodos lejos de su hogar, “Dijéronle a David. “urías no ha bajado a su casa”. Entonces David le dijo: “¿No acabas de llegar de camino? ¿Por qué no bajaste a tu casa?”(2 Sam, 11,10), además de eso vemos que ante la oportunidad de ir a su casa para estar con su esposa, prefiere estar con sus hombres, toma la decisión de que el trabajo es mas importante que su esposa.
¿Cuantas parejas sobreponen el trabajo y las obligaciones profesionales por encima de su matrimonio?. Dios restaura un matrimonio

EL ADULTERIO
Todo tiene una causa, el adulterio es un pecado que profilera como una peste en medio de matrimonios deteriorados, no surge de un momento a otro, pero se manifiesta en medio de relaciones frías, palabras hirientes, indiferencias dolorosas y soledad extrema.
David envió gentes en busca suya; vino ella a su casa y él durmió con ella. Purificada de su inmundicia, volvióse a su casa” (2 Samuel, 11, 1-4). Betsabé encontró en David el caballero que no había sido Urías, el rey la sedujo con su posición, la conquistó con su poder y la sometió con su galantería.
El Adulterio es algo que Dios desaprueba “Lo que había hecho David fue desagradable a los ojos de Jehová” (2 Sam, 11, 27). La pena por el adulterio era la muerte, (Levítico 20:10). No podemos justificar lo que hizo, estuvo mal, causo daño y trajo la muerte.
¿Haz sufrido el dolor del adulterio y la traición? ¿Crees aun que a causa del adulterio no hay posibilidades de restauración? Dios restaura al adulter@

LA VIUDES
“Poned a Urías en el punto donde más dura sea la lucha, y cuando arrecie el combate, retiraos y dejadle solo para que caiga muerto” (2 Sam, 11, 15). La Biblia no relata la posicion de Betsabé frente al asesinato de su esposo, es posible que ignorara las acciones de David, sin embargo le fue comunicada la tragica noticia la cual ella tuvo que asumir con dolor llevando su luto y sintiéndose autora de la muerte de su marido a causa de su adulterio con el rey.  Cuando la mujer de Urías se enteró de que su marido había muerto, estuvo de duelo por él. 2 Sam 11:26
¿Sabes el sufrimiento por la pérdida de tu pareja?, ¿piensas que no podrás volver a casarte?Dios restaura la perdida de un ser querido.

LA PERDIDA DE UN HIJO
“Quedó encinta, y lo hizo saber a David , mandando a decirle: “Estoy encinta” (2 Samuel, 11,5)
Un hijo en el momento mas inexperado, aunque el aborto pudo cruzar por su mente, ella decidió luchar por su creatura. Cuando este niño enferma, los padres se preocupan mucho y David ofrece todo tipo de penitencias y ayunos, pero no se salva. Así Dios los castiga, a él y a Betsabé. David, contra lo que se pensaba, (2 Sam, 12, 18) El adulterio de Betsabé no solo produjo la muerte de Urías, trajo además la muerte de su pequeño hijo. ¿Conoces el dolor de perder un hijo? Dios restaura la perdida de un hijo.

AL FINAL RECIBIO RESTAURACION
No creo que muchos puedan superar a Betsabé en fracasos sentimentales y emocionales, podríamos pensar que la historia termina aca, pero Dios siempre tiene una puerta de esperanza para todos aquellos que se arrepienten.
David consoló a Betsabé, su mujer, y se unió a ella. Ella concibió y dio a luz un hijo, al que llamó Salomón. El Señor lo amó, 2 Sam 12:24. Vemos la restauración de Betsabé en sus sentimientos, fue consolada con el amor de un hombre que se arrepintió.
”Jesús engendró al rey David, David a Salomón en la mujer de Urías” (Mat, 1, 6).
La línea del Mesías desciende por David a través de Betsabé, la restauracion de un llamado espiritual.
recibe a su madre con todos los honores (1 Re, 1, 16-31) Dios restaura su honor y su autoestima.

No te quede ninguna duda que Dios puede restaurar cualquier situación por dolorosa que sea, solo confía en él y entra por la puerta llamada arrepentimiento.
Gracias por sus comentarios y por añadirse a los seguidores de este blog
Si haz sido bendecido, agradecemos cualquier tipo de donación con la que puedas motivar el desarrollo y expansión de este sitio:




Publicar un comentario