2010/04/26

Ser fiel no es una opción.



Todos conocemos algun amig@, familiar o conocid@ que ha caído en la trampa de la infidelidad o el divorcio, conocidos son los sonados escandalos en personajes de la vida pública, entre ellos los más destacados, Eliot Spitzer, exgobernador de Nueva York , Bill Clinton expresidente de USA, Silvio Berlusconi primer ministro de Italia, Robinson Diaz actor colombiano o el más publicitado en este último tiempo Tiger Woods, hombres de Dios no son ajenos a este flagelo,conocido es el caso del rey David, el televangelista Jimmy Swaggart,el evangelista Benny Hinn, quien sin haber caído en adulterio su esposa le ha pedido el divorcio; Todos estos casos son muy dolorosos, pero no inevitables, la fidelidad no es una opción, es esencial para que una relación cumpla el propósito de Dios.

1. La fidelidad nace en la amistad, se desarrolla en el noviazgo y permanece en el matrimonio.
Las grietas que desembocan en una separación no se producen de un momento a otro, es posible ver las pequeñas fisuras que las producen desde un comienzo, las que si no son tratadas a tiempo, pueden llevar a fracturas irreconciliables. La infidelidad nace en el corazón que no conoce la fidelidad de Dios.
"Ustedes han oído que se dijo: 'No cometas adulterio.' Pero yo les digo que cualquiera que mira a una mujer y la codicia ya ha cometido adulterio con ella en el corazón." Mateo 5: 27 
El adulterio y la infidelidad no son exclusivamente físicas, se puede ser infiel con el corazón si llegar a consumarlo con otra persona, much@ son infieles con su trabajo, su ministerio,su dinero o la pornografía, ¿habrá fisuras de infidelidad en tu corazón?.
Anécdota: Hace alguno tiempo atendí el caso de una madre soltera con 2 hijos a su cargo, se acababa de separar a causa de la infidelidad de su esposo, ella compartió que siendo jovenes y solteros, ella le perdonó a su entonces, novio, una aventura, aún sabiendo que desde que se conocieron él era reconocido por sus múltiples amoríos simultáneos, llegando a tener hasta 3 novias al mismo tiempo, ella no advirtió las señales de alarma, pensó que al casarse, su novio iba a cambiar su naturaleza, desconociendo que solamente un encuentro con Dios puede obrar ese tipo de cambios tan radicales.

2.La fidelidad empieza cuando eres fiel a Dios
Quien quiera ser fiel a su iglesia, sus amigos, su pareja o sus principios no podrá serlo sin no es fiel a Dios.La fidelidad es parte del carácter de Dios, quien es fiel a sus promesas y a su palabra. Unicamente quien tiene a Dios puede ser fiel, sólo quien es fiel a Dios puede ser fiel a su pareja, solo quien ama realmente a su conyuge puede amar verdaderamente a Dios.
1 Juan 4:20 Si alguien dice: Yo amo a Dios" y odia a su hermano, es mentiroso. Porque el que no ama a su hermano a quien ha visto, no puede amar a Dios a quien no ha visto.


3. La fidelidad no es tal si no es probada
En las balanzas de la antiguedad existe un indicador que muestra si la balanza esta equilibrada, ese indicador se llama "fiel", unicamente podemos saber si la fidelidad es verdadera cuando es probada.
Genesis 22:1-19  Pasado cierto tiempo, Dios puso a prueba a Abraham y le dijo:¡Abraham!, Aquí estoy respondió. Y Dios le ordenó: Toma a tu hijo, el único que tienes y al que tanto amas, y ve a la región de Moria.Una vez allí, ofrécelo como holocausto en el monte que yo te indicaré.
La palabra fidelidad tiene la misma raíz de la palabra fe, sólo quien tiene fe puede ser fiel, una manera en que Dios prueba la fidelidad es con el diezmo y la ofrenda. ¿Eres fiel o haz sido hayado infiel?.

4. La fidelidad es restaurada.
Juan 8:3 Los maestros de la ley y los fariseos llevaron entonces a una mujer sorprendida en adulterio, y poniéndola en medio del grupo le dijeron a Jesús: Maestro, a esta mujer se le ha sorprendido en el acto mismo de adulterio. En la ley Moisés nos ordenó apedrear a tales mujeres. ¿Tú qué dices? 
Para muchos el remedio de la infidelidad es el  castigo, la recriminación y el señalamiento. Algunos se inclinan por ser extremadamente duros, otros por ser demasiado permisivos, sin embargo la última palabra la tiene el maestro quien dice a la mujer:
Juan 8:10-11 Mujer, ¿dónde están?¿Ya nadie te condena?- Nadie, Señor. Tampoco yo te condeno. Ahora vete, y no vuelvas a pecar.
Jesús no trae condenación si no salvación al arrepentido, sus palabras son: Vete! alejate de lo que produce infidelidad, corta con esa relación adultera, rompe con lo que daña tu corazón y No vuevas a ser infiel, sé radical, Dios pondrá en ti su fidelidad a prueba de fuego.

Muchas gracias por sus comentarios, aportes y testimonios enviados a nuestro correo.
Si aún no eres miembro de nuestro grupo, inscríbete y recibe nuestros estudios actualizados.

Mil Bendiciones
Si haz sido bendecido, agradecemos cualquier tipo de donación con la que puedas motivar el desarrollo y expansión de este sitio:





Publicar un comentario