2010/05/19

Ser romantico, un arte que se debe aprender



En general, los hombres carecemos de romanticismo, personalmente pienso que es un arte que se aprende, hasta que te conviertes en un maestro, muchos lo consideran algo cursi, pero es lo que ayuda a darle sabor a la relación, algunos matrimonios son como el chicle, que al principio es agradable y placentero, pero después de un tiempo se torna insipido y monótono.
Me permito presentar a un maestro del romanticismo, del cual quisiera aprender su relación con Dios y con su familia, especialmente con su esposa Claudia con la cual mantienen siempre una relación ejemplar:

¨Claudia, amada mía, puedo decir que después del Señor tu eres la más grande bendición, me has traído tanta alegría y dicha a mi alma que el estar a tu lado es como si el tiempo se detuviera y entráramos en el estado eterno, Dios te ha dado tanta dulzura que cada una de tus palabras esta cargada de esa fe dinámica y adornada de la gloriosa esperanza, todas tus actitudes motivan a la conquista y tus caricias son tan refrescantes que uno se siente como si en este mundo no existieran problemas, eres la mujer más maravillosa y a la vez la más sencilla y aunque todos los que te conocen te lo dicen, tu no lo crees que piensan que ellos están exagerando pero la verdad es que ellos no te han dicho ni la mitad porque no te conocen pero yo como vivo contigo puedo decirte que eres la mujer perfecta, no ha habido ni un solo día de todos los que hemos estado juntos en que hubieses traído tristeza a mi vida, antes por el contrario tu encarnas aquello en que Dios pensó que debería ser la esposa ideal, eres tan bella que Dios pensó hasta en el mas mínimo detalle el día que te creó. Pero me siento el hombre mas afortunado porque Dios me dio una mujer doblemente bella, porque tu belleza interna te hace tan diferente a cualquier otra mujer y ninguna mujer por bella que parezca, se podrá igualar jamás contigo.

Antes de conocerte, pensaba mucho en como seria aquella compañera que Dios tendría para mi, eran tantos los pensamientos que cruzaban por mi mente, que me era imposible el hacer un cuadro de lo que debería ser la mujer ideal, hasta que me di por vencido y le dije al  Señor: "Dios tu que conoces tan claro el futuro y el presente y que de antemano, ya designaste la mujer que va a ser mi compañera, te ruego que en tu misericordia la traigas a mi, lo más pronto posible, porque si yo elijo, me equivoco pero como tu ya elegiste quien va a ser por favor tráela más pronto a mi". Por eso fue que cuado te vi por primera vez, mi corazón empezó a palpitar tan rápidamente que sentía que se me iba a salir, no podía discernir si era una tentación o que estaba frente a mi más grande bendición, así que hice lo que tenia que hacer, refugiarme en la oración, presurosamente busqué un cuarto para orar y cuando estoy presentándole esta inquietud a Dios, siento que todo el cuarto se ilumina y escucho casi audiblemente la voz de Dios que me dice "Hijo ella va a ser tu esposa" cuando recibí esta revelación, aunque no nos conocíamos muy bien desde ese momento te ame con todas mis fuerzas y guarde tu vida en oración. Sé que tu estabas completamente ajena de lo que yo estaba viviendo pero aquel encuentro había dejado una huella en tu vida y aunque pasaron varios meses antes de volver a encontrarnos, ya el Señor había puesto en tu corazón, la semilla del amor. Aunque son muchos los que se quejan del matrimonio, tu has marcado la diferencia, sé que tenias tantos admiradores, que al conocerte, posiblemente habían alimentado muchas esperanzas, pero tu tuviste tanta fe en el Señor que tuviste el valor de escogerme a mi pues Dios jamás nos quitará la herencia que nos dio, al concedernos el derecho de elegir. Si tu hubieras mirado las circunstancias, tal vez no hubiese calificado para ser tu esposo pero ese acto de fe tuyo, hizo que me comprometiera con el Señor en no defraudarte jamás¨

Tuyo por siempre.

Cesar Castellanos

Agradezco sus comentario, los correos que nos han enviado y la constante promoción que han hecho a este blog de edificación. Si aún no eres miembro de nuestro grupo, inscríbete y recibe nuestros estudios actualizados.
Si haz sido bendecido, agradecemos cualquier tipo de donación con la que puedas motivar el desarrollo y expansión de este sitio:







Publicar un comentario